Esta opción restaura todos los widgets o categorías de esta página que hayan sido cerrados, a su versión original.

Restaurar
Menú de Navegación

El castillo de Pambre protagoniza la última polémica sobre el patrimonio histórico

Los periódicos gallegos y las ediciones autonómicas de las cabeceras nacionales recogieron entre ayer y hoy el último conflicto entre propietarios, herederos, administraciones y asociaciones civiles con el castillo de Pambre como objeto de disputa.

castillo de Pambre La fortificación, además, es una rareza gallega: fue el único castillo que resistió en pie durante las guerras irmandiñas del siglo XV en las que pueblo llano, baja nobleza y bajo clero se sublevaron contra los señores de la tierra. Los revoltosos se ensañaron con los castillos. Destruyeron casi todos los símbolos del poder opresor –aunque quizás no fuese la mejor idea, ya que la contraofensiva señorial los sorprendió sin puntos fuertes donde resistir—quedando tan solo en pie el castillo de Pambre, situado en Palas de Rei.

El último propietario del inmueble Manuel Taboada Fernández, conde de Borraxeiros, falleció hace unas semanas. Según informa la edición gallega de El País, la relación entre propietario era tensa. El anterior gobierno elaboró un informe sobre la necesidad de expropiar el inmueble ante la negativa del dueño a vender el castillo –declarado BIC en 1995– a la administración, a pesar de que ésta es la opción preferente en cualquier traspaso que se pueda hacer  del castillo, según lo establecido por el artículo 32 de la ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español, aplicable a Galicia.

Incluso en septiembre, igual que en el caso Meirás, se inició un expediente sancionador al propietario al negarse a abrir el castillo cuatro días al mes como marca la legislación vigente, aunque no siguió adelante al alcanzarse un acuerdo entre Taboada y la Xunta. Desde entonces, tres diferentes administraciones -provincial, autonómica y central- se interesaron por las condiciones de una hipotética venta de la fortaleza, sin ningún éxito.

Con la Iglesia hemos topado
Cuando Taboada falleció, todos los trámites legales se paralizaron. Y al descubrir a los herederos del castillo de castillo de pambrePambre, la sorpresa fue en aumento. A pesar de que aún tenía familiares vivos, los nuevos propietarios del último castillo gallego son los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres, orden religiosa asentada en el barrio vigués de Teis. Según informa El Faro de Vigo, además del propio castillo, la herencia incluye “un patrimonio ingente. Es una finca de cuarenta hectáreas, con un molino de un valor incalculable”, según el albacea Castor de Soto.

La orden, encabezada por el padre Donaire, prevé vender el inmueble y su conjunto para hacer frente a su delicada situación económica. Donaire explicó al diario vigués que atienden a 220 personas con 20 trabajadores y un presupuesto anual que ronda los 350.000 euros. Y a pesar de que están agradecidos a Dios y al donante, reconocen que no sitúan Pambre con exactitud pero sí que esperan que la venta solucione los problemas económicos por los que pasan.

Aplazada la resolución

Así las cosas, qué pasará con Pambre es aún un misterio. A pesar de que cuenta con casi todas sus partes integrantes, su estado de conservación no es bueno. Desde 2005, la Plataforma social pola defensa do Alto Ulla reclama que el castillo pase a ser de propiedad pública y que albergue un centro de estudios medievales. De propiedad privada o transformación en parador, nada de nada. Por su parte, desde la consellería de Cultura permanecen a la expectativa, aunque mantienen la intención de adquirir Pambre.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

4 comentarios

  1. jorge

    Acabo de estar allí, el acceso( aunque señalizado) es de extrema dificultad por un camino casi forestal bordeando el río y no encuentres alguien de frente. La pena es que al llegar allí solo puedas verlo por fuera, el portal tiene un cartel “cuidado con el perro” (no sé porque, si no se puede entrar), las vistas y el enclave son increíbles, ojalá pronto se pueda disfrutar de él. Lo que no puedo entender es como no se expropió a su dueño, que nunca dejó entrar, cuando era su obligación, y que a una familia de obreros se les deje en la calle por que pase una carretera o no puedas pagar la hipoteca. Hace tiempo que debería de pertenecer a patrimonio.

  2. JOSE MARCO CAMIÑA Y LOJO.

    Debo decir que no estoy de acuerdo con que esta propiedad ancestral este incluida en Patrimonio.Y no lo digo por que carezca de valor para eso.Voy a otro enfoque;
    El Patrimonio del Estado esta rebosante ya en este país.E incluír mas supone mas gasto de mantenimiento para el herario publico y en tiempos de crisis no conviene despilfarrar en piedras lo que el pueblo necesita en inversiones publicas de primer orden.
    Sin duda lo que se esconde tras el interes de expropiación es una lucrativa actividad turistica del Estado como ya sucedió con el castillo de Sotomayor.
    Lo de cederlo a una orden religiosa ,no me parece descabellado cuando el fin es mejorar la vida de otras personas abandonadas.Esto al menos no supone la destruccion del patrimonio,sino una justa reparticion a quien lo necesita.Que si hay descencientes vivos?, pues dire que la ley española les ofrece derecho de reclamación y que se mobilicen al efecto…
    Siempre he oido que este castillo estuvo minimamente habitado,pero que sus mayores dependencias se las comia el monte…bueno eso ya entra en la privacidad de cada propietario,sobre como tener su casa.Cierto es que me cuesta creer que el cabeza de un linaje noble haya tenido tan poca consideracion para con el legado de sus ancestros,porque como otros nada les hubiese impedido restaurarlo pidiendo ayuda estatal como asi ocurre en la rehabilitacion de pazos y casas rurales.Si fuera mio….no estaria asi aunque eso me supusiera tenerlo abierto como casa rural al menos durante diez años.Las cosas son asi señores.
    Saludos desde las islas Canarias.

  3. Anónimo

    El castillo ya se puede visitar, nosotros estuvimos hace tan solo unos días. Una chica se encarga de hacer las supuestas visitas guiadas, pero solo te entrega un folleto y te indica en que partes puedes entrar y en cuales no, pero de visita guiada nada de nada. El castillo se encuentra en ruinas, y algunos de los rincones que son visitables hacen dudar de si aguantaran o no de pie mientras tu pasas por debajo. Todo y con eso es una visita totalmente recomendable. El hecho de tener que llegar por una pequeña carretera creo que es parte del encanto y del respeto a las gentes del lugar, que aun viven del ganado y se merecen no romper la tranquilidad de la zona.

  4. We stumbled over here coming from a different web address and thought I might check things out. I li

Escribe un comentario