Esta opción restaura todos los widgets o categorías de esta página que hayan sido cerrados, a su versión original.

Restaurar
Menú de Navegación

El Panteón de Gallegos Ilustres vuelve a abrir tras más de un mes de cierre

La capilla lateral de la iglesia de San Domingos de Bonaval alberga uno de los lugares de visita obligada en la ciudad compostelana: el Panteón de Galegos Ilustres. Desde el momento de su construcción, en los siglos XIII y XIV, altos cargos de la iglesia fueron enterrados ahí, mientras los frailes y los que ostentaban un cargo menor eran sepultados en el desaparecido claustro de la Quintana.

El día en el que el Panteón terminó por formar parte de la historia de Galicia, fue cuando el 25 de mayo de 1891 pasó a albergar los restos de Rosalía de Castro, en un sepulcro pagado por emigrantes gallegos en Cuba. Así, y gracias al apoyo de la emigración, se inauguró el que a día de hoy es un lugar emblemático para los gallegos, en donde a los restos de Rosalía se unieron los de personalidades como Alfredo Brañas, Ramón Cabanillas, Francisco Asorey o Castelao.

Durante más de un mes, los turistas y vecinos de Compostela que se acercaron al Panteón de Galegos Ilustres encontraron cerrada la verja de metal que precede a la entrada a la iglesia. El motivo fue un largo proceso judicial: San Domingos de Bonaval fue un bien expropiado a la Iglesia durante las desamortizaciones del siglo XIX, pero en el año 2006, el Tribunal Supremo dictó sentencia a favor de la titularidad del Arzobispado de Santiago, una sentencia que se ejecutó en el 2010.

Hace más de un mes, tras comprobar que el panteón permanecía cerrado, numerosas agrupaciones culturales comenzaron a protestar por el cierre del recinto, protestas que cristalizaron ayer, cuando el conselleiro de Cultura e Turismo, Roberto Varela, y el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, firmaron un convenio de colaboración para abrir al público el Panteón de Galegos Ilustres.

De esta forma, esta mañana se abrían de nuevo los accesos al emblemático panteón desde la entrada lateral en el Museo do Pobo galego. Pocos fueron los visitantes que se acercaron a primera hora a pasear bajo la bóveda de la capilla donde descansan los restos de los gallegos ilustres. A lo largo de la mañana comenzaron a llegar las primeras visitas tras el periodo de cierre.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Escribe un comentario