Esta opción restaura todos los widgets o categorías de esta página que hayan sido cerrados, a su versión original.

Restaurar
Menú de Navegación

Malditas vieiras

Malditas vieiras

Hace tiempo que he apeado a la vieira gallega de mis menús, ya no la como.  Lo lamento por los mariscadores porque pierden uno de sus productos y lo lamento por mi, porque la vieira era uno de mis platos favoritos.  Acompañada de cebolla, que había que dorar previamente, y cubierta de pan rallado, bastaba ponerla al horno para disfrutarla como un manjar exquisito.  Receta fácil y simple que pocos restauradores siguen. Lástima!  Me he quedado sin vieiras.  Y no soy el único que  ha adoptado esta decisión como prevención y como protesta.  Es verdad que soy un poco hipocondríaco pero también es cierto que cada vez se justifican más los temores y dudas sobre las vieiras que sirven en los restaurantes.  Algunos mariscadores y restauradores, que hay que tratar de criminales, no tienen el menor reparo en envenenarnos lentamente por menos de veinte euros por pieza.  Miserables!   Hay que condenarlos dos veces, una por malhechores y otra por hacer incomestible a la vieira.  Y  aun habría que añadir una tercera condena, por hacerlo por tan bajo beneficio. Qué poco valor dan a nuestra salud!.

En cuanto a dejarlas de comer como protesta lo hago porque así deja de ser una determinación exagerada.  Una vieira bien preparada, aún cargadita de toxinas, todavía sería una tentación.  Y  como el mal es a largo plazo, si te la sirven bien y en buena compañía… solo cabría oponerle la antigua jaculatoria: te perdono el mal que me haces por lo bien que me sabes.  Y me la zamparía.   Pero al darle un sentido de protesta, mi decisión toma más fuerza, más convicción, y me ayuda a mantenerla.  Me privo de la vieira y por cada vez que las rechazo vayan cien patadas –figuradas- en los culos de las autoridades pertinentes hasta que griten: Malditas Vieiras!  Las de Medioambiente,  las de Pesca,  las de Turismo,  las sanitarias,  se lo merecen por su dejadez, por su inoperancia, por su inutilidad. Porque hay que protestar porque la vieira enferma sea capaz de llegar a la mesa de un restaurante y también porque la  enfermedad que contrajo, su persistencia y duración, está de manera muy directa ligada a la contaminación de nuestras ¿podridas? rías y al cambio climático.

Adolfo Gondulfes

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

5 comentarios

  1. María Bernabé

    Me parece muy injusto este artículo pero Adolfo tiene toda la razón ,  por culpa de algunos impresentables  pagamos todos . 

  2. Jose Luis

    Una situación parecida es la del mejillón , cuando está en veda por la marea roja no se puede consumir y lo tienen en cualquier restaurante , alguien me podría explicar porque razón hay tanta polémica con la vieira y en cambio con otros mariscos no.

  3. Andres

    Por cierto , ¿ alquien sabe los restaurantes que en la última redada estaban implicados ? sería interesante saberlo porque si se hace eco de esto más de uno se pensaría volver a ofrecerlas . Gracias

  4. Javier

    Y  LA PRESTIGIOSA RESTAURADORA SANTIAGUESA  TOÑI VICENTE , ¿QUÉ OPINA DE ESTE TEMA ?

  5. Hola!Me encanta esta reteca por su sencillez y pureza de sabores, sin salsas que vareden o escondan sabores.Encontrar el punto perfecto a la vieira no es tarea fe1cil, una pena pasarse aunque sea un poco. Cue1nto tiempo estaredan me1s o menos a fuego fuerte?Saludos!

Escribe un comentario