Esta opción restaura todos los widgets o categorías de esta página que hayan sido cerrados, a su versión original.

Restaurar

Una ruta por Galicia: rías medias, desde Betanzos hasta Ortigueira

Iglesia de Santa María del Azogue, en Betanzos.

Una de las rutas de la primera Galicia, que recorre discretamente alguno de los lugares protagonistas de la primera historia de Galicia: en algún punto de esta zona de costa desembarcó Cayo Julio César para acometer la conquista total de los pueblos indígenas de sustrato cultural céltico y que habían resistido las acometidas desde tierra.

La ruta que une Betanzos con Ortigueira también alberga arte, gastronomía y senderos para completar relajadamente. Tiene un nivel bajo, aunque debe completarse con un vehículo de apoyo.  Nuestra propuesta se divide en tres días, aunque es tan solo una recomendación.

  • Primer día: Betanzos, Ciudad de los Caballeros.

Betanzos une en su casco lugares para los que buscan sosiego y descanso, rincones de gran belleza natural a orillas de los ríos Mendo y Mandeo, patrimonio artístico, un amplio y valioso repertorio en el que destacan las iglesias de Santa María de Azogue y de San Francisco, ambas declaradas  Monumento Nacional. La gótica Santa María fue construida en el siglo XIV sobre los vestigios de otra de estilo románico. La iglesia de San Francisco, también de origen gótico, era parte del monasterio del mismo nombre, fundado en el siglo XIII.

Uno de los monumentos más curiosos de la zona es el denominado  Pasatiempo. Se trata de un parque construido por los hermanos García Naveira, emigrantes de fortuna en América que quisieron agasajar a su Betanzos natal con una obra frívola y memorable: jardines descubiertos y pasadizos se alternan con fuentes y esculturas.

El Pasatempos languideció un poco porque mucha de la población de aquel entonces no estaba familiarizada con el concepto “ocio”. La pobreza de los materiales constructivos tampoco ayudó a su conservación, aunque hoy en día es una pequeña joya y una gran huella de la historia de la Galicia madre y de su relación con sus hijos americanos.

La ruta lleva a los visitantes hasta Pontedeume. Para llegar hay que salir de de Betanzos por la N-651 en dirección a Pontedeume. Tras 16,5 km, a la altura de la localidad de Campolongo, hay que coger el desvío hacia la derecha, en dirección Mofero, que está situada a unos 16.5 km de distacia.

Monfero posee una una Iglesia parroquial interesante, pero solo es posible visitarla en horarios de culto.

La siguiente parada está en Campolongo . Desde allí, tras recorrer dos kilómetros escasos, se alcanza Pontedeume, donde es posible visitar el castillo y el torreón, dos símbolos del antiguo y terrible poder que la estirpe de los Andrade –familia de la vieja nobleza gallega a la que combatieron los Irmandiños– ejerció sobre estas tierras.

La siguiente parada está en Caaveiro, adonde  se llega desde  Pontedeume –antes de cruzar el puente que lleva a Ferrol, justo en la gasolinera—cogiendo el desvío a mano derecha. Ya en él hay que completar los 4 km hasta la localidad de Ombre.

En este punto hay que girar en un desvío a mano izquierda, accediendo de este modo a una carretera local. Esta vía lleva, bordeando el río Eume, hasta el Monasterio de Caaveiro. El camino se adentra unos 10 km en el Parque Natural de As Fragas do Eume, considerado como el bosque atlántico más importante de Europa. Acoge multitud de especies animales y vegetales de gran valor, todas ellas fundamentales para el equilibrio biológico de esta bellísima zona.

A falta de unos 5 km para llegar al monasterio, encontraremos un cartel de la Consellería de Medio Ambiente en el que se nos informa de la condición de acceso restringido los sábados y domingos (excepto propietarios o pesca). En estos días existe una línea de transporte regular gratuito, cada 30 minutos entre las 10.00 y las 22.00 horas, que llega hasta las inmediaciones del Monasterio de San Xoán de Caaveiro.

Finaliza la jornada con el regreso a Pontedeume.

  • Segundo día: cabo Ortegal, cuchillos de piedra y vientos

Partiendo desde Pontedeume, dirección Ortigueira, hay que circular por la N-651 en dirección a Ferrol. Al llegar a Fene, hay que coger el desvío a la derecha hacia Neda y Xubia.

En esta última, situada a 16,4 km de Pontedeume, desvío de nuevo a la derecha, accediendo a la carretera C-642. Desde este punto faltan  43,2 km, circulando por el interior de la provincia de A Coruña, hasta llegar a Ortigueira.

El municipio de Ortigueira ocupa el espacio existente entre las sierras de A Capelada y A Faladoira. Es un terreno abrupto, complicado aún más por la cercanía de la recortada línea de costa. Precisamente la conjunción de estos dos elementos, monte y mar, es la seña de identidad paisajística más reconocible de esta zona. La ría de Ortigueira se retuerce y esconde mientras penetra en tierra. A pesar de que es amplia, resulta difícil verla de forma panorámica, o intuir sus medidas reales.

Para visitar: la iglesia parroquial de Santa Marta y el Antiguo Convento de los Dominicos. Además, de las muchas y bellas playas que adornan esta parte del litoral norte de Galicia.

Dejamos atrás Ortigueira saliendo por la C-642. A los pocos kilómetros,  un desvío señalizado hacia Cariño, situada a 17,8 km de este punto  en las márgenes de la ría de Ortigueira. Cariño es una tradicional villa marinera. Esta localidad, posee una belleza especial. Nos encontramos en un extremo boreal de la Península Ibérica próxima a la Serra da Capelada, con lo que  Las estribaciones de la sierra nos permiten unas impresionantes vistas sobre las rías y sus pueblos.

A poca distancia, sólo unos kilómetros en dirección norte, visitaremos el cabo Ortegal, rodeado de unos impresionantes acantilados que nos sitúan frente al lugar donde el Atlántico se funde con el Cantábrico. En este punto, al borde de un océano que se extiende hasta perderse en la línea del horizonte, ponemos fin a nuestra segunda jornada de ruta.

  • Tercer día: San Andrés de Teixido, vai de morto quen non foi de vivo

La última parada de la ruta es San Andrés de Teixido.  Saliendo desde Cariño, se encuentra a a pocos kilómetros de distancia se encuentra, bien señalizado, el Mirador de Montes de Miranda con buenas vistas sobre la ría de Ortigueira y Cariño.

De nuevo en camino hacia San Andrés de Teixido, circulando por la carretera local que viene de Cariño,  encontramos con el Mirador de la Garita de Herbeira. Permite una vista espectacular sobre el mayor acantilado de Europa: 600 m de caída sobre el mar, con una pendiente superior al 80%. No apto para gente que sufra de vértigo.

Cuando lleguemos a San Andrés de Teixido, la siguiente parada en nuestra ruta. Es uno de los lugares de culto y peregrinación más importantes de Galicia. Según el dicho popular, a San Andrés de Teixido “vai de morto o que non vai de vivo” (“va de muerto el que no va de vivo”).

Dejamos San Andrés y circulamos en dirección a Cedeira, situada a 23,5 km. Para reponer fuerzas, en esta villa marinera recomendamos el “marraxo”. Este tipo de escualo se prepara de diversas formas y ocupa un lugar de privilegio entre las especialidades culinarias de la zona.

La franja de costa entre Cedeira y Ferrol cuenta con numerosas y bellas playas: a destacar, Vilarrube, Pantín y Valdoviño. En las cercanías de esta última se encuentra la Laguna de Valdoviño. En conjunto, arenal y humedal forman un Espacio Natural en Régimen de Protección General.

Como última parada, después de recorrer unos 35 km desde Cedeira, Ferrol.  Se trata de una de las siete más importantes de Galicia, punto final de la ruta.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Escribe un comentario