Esta opción restaura todos los widgets o categorías de esta página que hayan sido cerrados, a su versión original.

Restaurar
Menú de Navegación

Ya es tiempo de lamprea

Se ha levantado la veda de la lamprea.  No deje de disfrutarla este año.  Ya se consideraba un alimento exquisito en la Edad Media y, ya mucho antes, los romanos la procuraban en sus banquetes.  Es posible que tengan 25 siglos las  “pesqueiras” del Ulla, esas construcciones ingeniosas formadas por grandes sillares de piedra que situadas dentro del río sirven para pescarlas.

Lamprea a la bordelesa (foto Sao Mai)

Lamprea a la bordelesa (foto Sao Mai)

No es un plato popular porque no es barato, su veda sólo se levanta durante cuatro o cinco meses, de primeros de año hasta que canta el cuco;  su especto no es común, es uno de los seres mas primarios y menos evolucionados del mundo animal; y, además, se alimenta de la sangre de sus víctimas, sean tiburones, bacalaos, salmones o mamíferos marinos.  Y para mayor disgusto, su preparación más común es guisada en su propia sangre, a la Bordelesa.  Si a lo descrito le pone peros, absténgase de probarla.

A la lamprea hay que acercarse con el convencimiento de que se va a disfrutar de un plato único y extraordinario.  La lamprea es singular.  Podríamos decir que no es ni carne ni pescado, que es otra cosa. Es una especie que tiene más de 500 millones de años y que se sigue capturando con las mismas artes con que se capturaba hace cientos o miles de años.  Por lo tanto, una empanada de lamprea o una lamprea a la Bordelesa es un acontecimiento histórico-gastronómico que ya solamente se puede disfrutar en Galicia entre los meses de enero y mayo.

El penúltimo domingo de abril de cada año en Arbo, provincia de Pontevedra, se celebra la Fiesta de la Lamprea. Esta fiesta gastronómica de Interés Turístico Nacional es la segunda más antigua de Galicia. Fuera de la temporada habría que curarla. Para ello una vez limpia y abierta, se sala ligeramente, se lava y ahúma, se unta ligeramente con aceite y se seca para su conservación, manteniéndose colgada en un sitio seco y fresco hasta su consumo.

Este año, además, parece que va a ser abundante en lampreas por lo mucho que ha llovido en los meses de noviembre y diciembre.  La mayor cantidad de agua dulce en el mar, en las desembocaduras del Ulla y del Miño, facilita la orientación de las lampreas que retornan a desovar al río en que nacieron.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Escribe un comentario